VG-Wort Pixel

Vacunar contra el coronavirus

Vacunar contra el coronavirus
Ha respondido a las preguntas el Dr. Christoph Specht, médico y periodista de salud

Inhaltsverzeichnis

1. ¿Cuál es la efectividad de las vacunas?

La buena noticia es que todas las vacunas autorizadas son muy efectivas a la hora de prevenir infecciones con síntomas moderados y graves. Si tenemos en cuenta únicamente los resultados de los ensayos, Biontech lidera el ranking con un 95 por ciento. Esto significa que, en el grupo de los vacunados, enfermaron de COVID-19 un 95% menos de personas que el grupo de los no vacunados.

2. ¿Quién puede recibir la vacuna?

La vacuna contra el coronavirus es voluntaria y gratuita. En Alemania, cualquier persona que tenga un seguro público o privado, o que tenga su domicilio o lugar habitual de residencia en Alemania, puede recibir la vacuna. No existe una obligación de vacunarse.

3. ¿Cuánto tiempo tarda en surtir efecto la vacuna?

La protección que ofrece la vacuna contra el coronavirus aumenta poco a poco, igual que ocurre con todas las demás vacunas. Esto significa que la persona no está protegida inmediatamente después de la vacunación. El nivel máximo de protección se alcanza, dependiendo de la vacuna, entre 10 y 14 días después de la segunda dosis. En el caso de Johnson & Johnson, de una sola dosis, se alcanza el máximo nivel de protección frente a síntomas moderados y graves de COVID-19 28 días después de la vacunación.

4. ¿Cuánto tiempo se puede posponer la segunda dosis?

Es aconsejable atenerse a las recomendaciones del Comité Permanente de Vacunas (STIKO). Actualmente, en el caso de AstraZeneca, se recomienda un intervalo de doce semanas entre la primera y la segunda dosis; en el caso de Biontech, por ejemplo, de seis semanas. Intervalos ligeramente diferentes no suponen un problema, pero en principio se deberían seguir estas recomendaciones.

5. ¿Por qué se pueden combinar diferentes vacunas?

Buena pregunta; a día de hoy no lo podemos afirmar con seguridad. Normalmente no se deberían combinar vacunas, pero ha sido necesario tomar esta decisión en el caso de las personas menores de 60 años, a quienes no se debía administrar la segunda dosis de AstraZeneca, sino de una vacuna ARNm. Los estudios sobre la combinación de diversas vacunas están en marcha y aunque no se esperan imprevistos, todavía no están finalizados. Cabe esperar que la protección no sea peor, sino, incluso, mejor.

6. ¿Protegen las vacunas contra las mutaciones?

La respuesta depende de cómo definamos la eficacia de las vacunas. Todas las vacunas autorizadas en Alemania parecen proteger contra síntomas graves también en el caso de una infección con las variantes del virus conocidas hasta la fecha. Es necesario abandonar la idea del «todo o nada», es decir, eficacia del cien por cien o eficacia cero. Cuánto más haya mutado el virus respecto al «tipo original», mayor es la probabilidad de que consiga esquivar nuestro sistema inmunitario y por ello también la vacuna. Este fenómeno, sin embargo, no ocurre de un día para otro, sino de forma progresiva. Hoy en día, estar vacunado o haber superado la enfermedad supone evitar síntomas graves en caso de reinfección con una variante. No obstante, si una persona se infecta con la variante procedente de Sudáfrica (B.1.351), la vacuna de AstraZeneca difícilmente podrá protegerla de síntomas leves o moderados.

7. ¿Debería tener miedo de los posibles efectos secundarios?

Los efectos secundarios típicos tras una vacuna son prueba de la reacción inmunitaria esperada: dolor de cabeza, fatiga, dolor en el lugar del pinchazo, quizá incluso fiebre. Estos síntomas pueden aparecer tras cualquier tipo de vacuna. Es importante conocerlos de antemano y saber que no hay razón para preocuparse. Se trata de la prueba de que el cuerpo está reaccionando a la vacuna, lo que suele generar estas reacciones que llamamos efectos secundarios. Al mismo tiempo, hay quienes no experimentan ninguno de estos efectos. Si la reacción de nuestro cuerpo corresponde con lo mencionado anteriormente, no tenemos razón para preocuparnos. Son síntomas molestos, por supuesto, pero desaparecerán sin necesidad de tratamiento. 

8. ¿Existe un riesgo de efectos secundarios a largo plazo tras la vacuna?

Detrás de esta pregunta se esconde el miedo a desarrollar una enfermedad que esté relacionada con la vacuna, pero que no haya aparecido hasta meses o años más tarde. La realidad es que las complicaciones, si es que las hay, se manifiestan poco después de administrar la vacuna, es decir, pocos días o semanas después. Esto se debe a que la vacuna se administra solamente una vez, a diferencia de otros medicamentos que se administran durante meses o años y pueden derivar en complicaciones por un proceso de acumulación. Se han detectado, en muy pocos casos, gracias a dios, complicaciones tras una vacuna. Un ejemplo de ello es la vacuna contra la gripe porcina. En este caso, las complicaciones, que consistían en una forma concreta de trastorno del sueño (narcolepsia), se manifestaron al poco tiempo de la vacuna. Lo que sí puede llevar más tiempo es identificar la correlación entre el trastorno y la vacuna, ya que se trata, en la mayoría de los casos, de síntomas que pueden aparecer por otras causas. La correlación con la vacuna se puede demostrar solamente a través de complejos estudios. No hay ninguna otra vacuna que haya sido administrada en tan poco tiempo a tantos millones de personas como la vacuna contra el SARS-CoV-2. Por esta razón, ya hay enormes cantidades de datos a disposición. Estos datos no proporcionan ningún motivo de preocupación.

9. ¿Puede infectarse una persona tras haber recibido la vacuna?

Sí, en principio es posible. La efectividad de las vacunas se ha analizado desde el punto de vista de su capacidad para evitar la enfermedad, es decir, una infección sintomática. Actualmente contamos con datos que muestran que la reinfección es posible en casos aislados, sobre todo si el virus ha mutado mucho respecto al «tipo original». Pero se trata, por lo general, de una simple infección asintomática o acompañada únicamente de síntomas leves.

10. ¿Las personas vacunadas pueden seguir contagiando el virus?

Teniendo en cuenta que es posible una infección o reinfección con el virus tras la vacunación, por lo menos en algunos casos, existe igualmente la posibilidad de contagiar a otras personas. No obstante, contamos con datos esperanzadores en este sentido. Según los datos, las personas vacunadas producen muchos menos virus en caso de contagio. Podemos partir de la base de que las personas vacunadas, aún en caso de infección, son mucho menos contagiosas que las personas no vacunadas.

11. ¿Se ha investigado lo suficiente sobre las vacunas y son por tanto seguras?

Las vacunas aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos han sido examinadas en detalle. No se ha empleado ningún atajo, al contario de lo que habría podido ocurrir en procedimientos de aprobación de emergencia a nivel nacional. Al mismo tiempo, se ha simplificado el proceso burocrático y se ha permitido que las diferentes fases de los ensayos tuvieran lugar simultáneamente, en lugar de una detrás de otra. También se ha empleado un sistema de entrega de documentos según el cual no era necesario esperar a obtener todos los resultados para comenzar el procedimiento de evaluación. En la actualidad hay una enorme cantidad de datos a disposición, ya que la vacuna contra el SARS-CoV-2 ha sido administrada a más de mil millones de personas en todo el mundo. Gracias a este volumen ingente de datos ha sido posible detectar efectos secundarios muy poco frecuentes. En este sentido, se puede decir que la vacunas contra el coronavirus son las mejor investigadas del mundo.

12. ¿Por qué habrá una vacuna especial para niños y jóvenes y cuándo estará disponible?

Ya se han puesto en marcha ensayos en los que las vacunas existentes se están administrando a niños y jóvenes. Los resultados preliminares son excelentes. No cuento con que se desarrolle una vacuna nueva para niños y jóvenes. En todo caso se adaptará la dosis para los niños más pequeños, es decir, menores de 12 años, pero el primer paso será la aprobación para niños entre 12 y 15 años de las vacunas ya existentes. Ya se han presentado las solicitudes, por lo que la autorización podría ser concedida próximamente.

13. ¿Será necesaria una revacunación en los próximos años?

Todavía no tenemos información clara al respecto. Lo que sí está claro es que la vacuna no durará toda la vida y que, en el caso de las personas mayores, la protección es menos duradera que en el caso de las personas jóvenes. Por lo tanto, cabe esperar que se recomiende una tercera dosis hasta finales de año para las personas mayores. Mi pronóstico personal es que en los próximos años continuaremos debatiendo sobre versiones ligeramente modificadas de las vacunas para todos los adultos, pero no creo que vaya a ser necesario vacunar durante décadas. Más bien creo que, con el paso del tiempo, la población desarrollará una inmunidad parcial considerable frente al coronavirus y sus variantes, de tal manera que veremos casos de infecciones, casos sintomáticos o incluso muertes relacionadas con la COVID-19, pero en mucha menor medida que durante la situación de pandemia.

14. ¿Puedo acudir a la cita de vacunación sin mi cartilla de vacunación?

Por supuesto. En ese caso, la persona recibe un certificado adicional de vacunación. Cuando encuentre su cartilla de vacunación, puede añadir el certificado a la cartilla o solicitar que se anote la vacuna posteriormente. Es importante que todo el mundo tenga una cartilla de vacunación. Hasta la fecha, sólo existe dicha cartilla en formato analógico, es decir, en forma de pequeño cuaderno amarillo. Allí es donde se anota la vacuna contra el coronavirus. A partir de junio existirá en Europa un certificado de vacunación contra el coronavirus en formato digital y válido a nivel internacional.

15. ¿Es mejor vacunarse en un centro de vacunación o a través del médico de cabecera?

Es cuestión de gustos. El médico de cabecera tiene la ventaja de que conoce a sus pacientes y les puede dar una mayor sensación de confianza. Pero vacunarse en un centro de vacunación es perfectamente válido. Para concertar una cita, puede utilizar el número de teléfono 116117, válido en todo el territorio nacional, o solicitar la cita por internet en la página web www.116117.de.


Mehr zum Thema


Wissenscommunity


Newsticker